Estilo

Isabel II paga la boda en Windsor del Príncipe Harry y Meghan Markle
Por: Agencias

Isabel II paga la boda en Windsor del Príncipe Harry y Meghan Markle. /
2017-11-30  
08:46

Ninguno de los dos grandes templos religiosos británicos. Ni la abadía de Westminster ni la catedral de San Pablo albergarán la boda del Príncipe Enrique (33 años) con la actriz estadounidense Meghan Markle (36). 

Finalmente la pareja ha elegido la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor, para contraer matrimonio el próximo mes de mayo. Ellos mismos están planeando la ceremonia y se han decidido por este emplazamiento histórico, que ya acogió varios enlaces reales como los de Eduardo VII con Alejandra de Dinamarca, en 1863; los Condes de Wessex, Eduardo y Sophie Rhys-Jones, en 1999; o la segunda boda del propio padre de Enrique el Príncipe Carlos, con Camila Parker Bowles. Un evento que, según el comunicado difundido ayer, pagará por completo la Reina Isabel II (91), incluido el servicio religioso, la música, las flores y la recepción.

Todo ello llegará después de que la propia Markle sea bautizada por el rito anglicano y haga la confirmación, unos días antes de la ceremonia nupcial. Además, la futura esposa del pequeño de los Windsor tiene la intención de convertirse en ciudadana británica, aunque sin perder su condición de estadounidense.

El tercer hijo de Catalina

La elección del mes de mayo para la esperada nueva boda real tiene la intención de evitar varios acontecimientos importantes que se sucederán a lo largo de abril, cuando la Duquesa de Cambridge (35) dé a luz a su tercer hijo. Además, en esas mismas fechas Isabel II estará ocupada en la reunión de jefes de Gobierno de la Commonwealth, que se celebrará en Londres y en Windsor.

La propia Catalina reaparecía ayer, un día después del anuncio del enlace, para cumplir con un compromiso oficial al visitar, sin la compañía de su marido, el Príncipe Guillermo (35), el museo Foundling en Londres. «Estamos absolutamente emocionados. Es un momento realmente feliz para ellos. Les deseamos lo mejor y esperamos que disfruten de este feliz momento». El primer acto público al que acudirán juntos Harry y Meghan tras su compromiso oficial será este viernes en Nottingham, donde acudirán a una organización benéfica dedicada a los enfermos de sida.

No es casualidad que el lugar elegido por la pareja sea este templo, con capacidad para 800 invitados. Lejos del aforo de la abadía de Westminster –2.000 personas–, donde se casaron los Duques de Cambridge en abril de 2011, o del mal fario de la catedral de San Pablo, escenario de la boda del Carlos de Inglaterra y Lady Diana Spencer, en agosto de 1981, esta iglesia parece el lugar perfecto para una ceremonia algo más «íntima» y con un tono menos solemne.

En la capilla de San Jorge, también conocida como la capilla de la Orden de la Jarretera y que se encuentra en los terrenos del Castillo de Windsor, se bautizó el propio Príncipe Harry en diciembre de 1984. Su construcción original data del siglo XIII, aunque fue en el año 1528, y bajo el mandato del Rey Enrique VIII, cuando se terminó definitivamente. En ella están enterrados otros monarcas como Carlos I, Jorge III o Jorge IV. Muy concurrida por peregrinos, la capilla está administrada por un deán y los canónigos de Windsor, y su interior posee una extraordinaria belleza que se ejemplifica tanto en su coro como en la escalera, situada en uno de los extremos.

 
Comentarios
En Política al Día nos interesa tu comentario, es por eso que creamos este espacio para tí. Aquellos mensajes que contengan un contenido vulgar, difamatorio u ofensivo, serán eliminados por el administrador del sitio. Leer normas y políticas
 
Más de Estilo