Figuras y figurones
Francisco Licona
 

Otras entradas
2016-06-02 / La volvieron a defecar los diputados priístas
2016-05-20 / ¡Te pido que retires esa información!
2016-05-13 / ¡Aquí no pasa nada! Reprueba Veracruz en 12 indicadores
2016-05-10 / Vamos a dar la gran sopresa: Bueno Torio
2016-05-02 / PELEGRÍN RESUELVE, AUNQUE SEA “A LA ANTIGÜITA”
2016-04-29 / NO TODOS SE CONTAMINARON…
2016-04-26 / Se suma Pepe… 24x7
2016-04-23 / Pajaritos ¿Negligencia, colusión y corrupción?
2016-04-19 / HÉCTOR YUNES ¡FORTALECIDO!
2016-04-19 / Héctor Yunes y su fuerte réplica
 
.
Sr. Peña, Veracruz existe y quiere vivir en paz
2016-06-10

Tal vez sea muy pronto para decirlo pero hay que hacerlo. Lo que se ve en el panorama veracruzano no es menos turbio de lo que se esperaba con una definición electoral. Se ve peor. 


El horizonte está listo para un linchamiento inútil alentado con una guerra sucia igual de inútil, que por ningún motivo debe servir de cama para vendettas ni nuevos rencores. 


Los tambores de guerra presagian tempestades que los veracruzanos no desean. Para eso era el Estado de Derecho, algo que se ha dejado a un lado. La justicia por la propia mano no debe tener cabida en espacios institucionales y civilizados. 


Es tiempo que terminen las diatribas y las ofensas que han brincado las trancas del territorio nacional. Durante este   proceso electoral, Veracruz fue el modelo la barbarie política, de una polarización dañina para reencontrar el camino del desarrollo y las instituciones. Y todos los partidos y actores tienen responsabilidad.


Pero todo eso debe parar.


En esta semana, el remanso político en que normalmente se convierten los periodos de la contabilidad electoral, ha sido todo lo contrario. Nuevas navajas se afilan, nuevas diatribas se ponen en la mesa y se acumulan a lo mucho que se dijo en la campaña política. 


Es momento de que las cuentas se pongan en tinta y papel, que se pongan en blanco y negro, y que se sellen para siempre con anillo en cera. El ring popular y mediático, en caso de ser necesario, debe convertirse en un ring judicial. 


No hay que olvidar que faltan 6 meses de gobierno, hay mucho  que hacer aún.  


La Auditoría Superior de la Federación que tiró la piedra y escondió la mano, que habló en lugar de actuar, dejó la víbora chillando con sus declaraciones mediáticas y ya es tiempo que dé la cara. Es tiempo que se aclaren los rumores y se dé paso a la aplicación de la ley para castigar o para la exoneración, pero ya, esto urge señor Presidente, porque mientras la Federación no actúe y determine responsabilidades, no sólo está en entredicho la honorabilidad de un Gobierno Local, sino también se empaña la eficacia y voluntad de un Gobierno Federal que actúa a capricho y acorde a los tiempos electorales.


Urge antes que haya mucho más que lamentar. La justicia debe ser aplicada por las instituciones para regresar a la paz y la sana convivencia entre los veracruzanos. Las caras deben quedar limpias y bien lavadas, o manchadas de por vida con el oprobio y la vergüenza. 


Las indefiniciones federales han causado demasiado daño a Veracruz. La Federación no ha cumplido su función y tal vez sea tiempo de que el presidente Enrique Peña Nieto, se acuerde, aunque sea al cuarto para las doce… que  Veracruz existe. Veracruz respira y no sólo es un receptáculo de votos. No es una bolsa oscura de la cual se sacan beneficios y jamás se pone orden.


A nadie conviene el desgaste institucional y, en Veracruz, la verdadera guerra no ha terminado… apenas ha comenzado.

 
Comentarios
 
En Política al Día nos interesa tu comentario, es por eso que creamos este espacio para tí. Aquellos mensajes que contengan un contenido vulgar, difamatorio u ofensivo, serán eliminados por el administrador del sitio. Leer normas y políticas