Figuras y figurones
Francisco Licona
 

Otras entradas
2016-09-20 / En la Sedarpa…Coches nuevos pa’ la banda
2016-09-11 / Palos de ciego de los "Cazafantasma"
2016-09-09 / EL ORFIS Y SUS BALAS DE SALVA
2016-09-02 / Dos veracruzanos en la mira de Inteligencia Financiera
2016-08-29 / Nace "Bronx" en San Lázaro... tiembla el Triunvirato Lagos-Carvallo-Mota
2016-08-24 / Pepe Yunes, ¿Indeciso?
2016-08-18 / Doce trágicos años en los Servicios de Salud de Veracruz
2016-08-11 / Se asoman los vicios ocultos en las obras del FIDELISMO
2016-08-03 / ¡Paliza gringa a Margarita Zavala!
2016-07-18 / Mancilla, magazo o mentiroso
 
.
Peña Nieto podrá olvidar el Tapadismo... pero no el Dedazo
2016-09-29

Todo un escándalo entre la clase política nacional resultó la promoción abierta de Miguel Ángel Osorio Chong en las Redes Sociales, para posicionar su imagen rumbo a la Presidencia en el 2018. Aseguran columnistas nacionales que cercanos a Osorio Chong han aceptado que lo hace con la bendición y luz verde del Presidente Enrique Peña Nieto. 


Lo anterior no es de dudarse ni tantito, pues con soltarle las amarras a Miguel Ángel Osorio Chong, su Secretario de Gobernación, Peña Nieto confirma en la práctica lo que piensa del famoso “tapadismo”, aquel viejo y al parecer ya anacrónico concepto en el que nadie sabía quién iba a ser el candidato a los cargos de elección popular. Para Peña Nieto eso es cosa del ayer, y el uso del secreto mejor guardado del priismo es solo historia. 


Atrás quedó la regla de oro sostenida en una inequívoca advertencia: “El que se mueve no sale en la foto”, con la que se afianzaba el símbolo de la “disciplina” acuñada por Fidel Velázquez, en sus años mozos. 


Fue durante una entrevista concedida al Director del Excélsior, Pascal Beltrán del Río, el pasado siete de marzo del 2016, cuando después de cuarenta años Enrique Peña Nieto rompió esa nefasta y antidemocrática Regla de oro llama “Tapadismo”. En dicha entrevista Peña Nieto derrumbó los fundamentos de la frase de Don Fidel y dijo que eso no era más que la voz autoritaria del Presidente en turno: “Hoy no es así, hoy es justamente todo lo contrario para bien de México y para bien de nuestra democracia”. 


Aunque no se puede olvidar ni negar que el primer paso al respecto lo hizo el expresidente Luis Echeverría Álvarez, quien en un desayuno privado en un hotel de la Capital le dijo a su Secretario de Recursos Hidráulicos, Leandro Rovirosa Wade, “la gente está a la espera del tapado, pero eso no es cierto, los tapados están a la vista”, y le dio 7 nombres. Cuando Rovirosa salió al lobby del hotel ya lo esperaban los reporteros. Cuando estos le preguntaron respondió: para el Señor Presidente no hay tapados, todos están a la vista, Mario Moya Palencia, Porfirio Muñoz Ledo, Hugo Cervantes del Río, José López Portillo, Augusto Gómez Villanueva, Carlos Gálvez Betancourt y Luis Enrique Bracamontes. 


En ese entonces, quien esto escribe y abusando de la confianza que me dispensaba el ingeniero Leandro Rovirosa Wade, le pregunté una tarde que viajé con él rumbo a Macuspana, Tabasco, si el destape a través de él había sido iniciativa propia. Fue iniciativa del Presidente, me dijo, “quizá porque yo era el técnico del gabinete o el menos político”. Y me confió algo más que no he sabido que se cuente en los medios. “El séptimo no era Bracamontes, se me olvidó nombrar a Jorge de la Vega, y como antes dije que eran siete, un reportero me dijo, pero solo van seis, y como en ese momento se me había olvidado De la Vega, les dije Luis Enrique Bracamontes”.  


Ahora bien, aunque los tiempos actuales son diferentes y el candidato de Los Pinos (tapado o destapado) no las tiene nada seguras para ganar la elección -sobre todo hoy que Peña Nieto no tiene mucho que presumir y su popularidad anda por los suelos-, su apertura podría traerle a la larga más sinsabores que beneficios. Aquella disciplina obligatoria y el juego del tapado tenía su “porqué”. Era una medida muy necesaria para que el juego sucesorio se realizara sin estorbos internos, molestias, ni dificultades, incluyendo los desastres que pudiera ocasionar aquel posible sucesor, según ha explicado en varios artículos el jurista José Elías Romero Apis. 


Finalmente, si bien Peña Nieto ha cumplido su palabra de abrir el proceso de su partido al darle luz verde a Osorio Chong, lo más seguro es que pronto hagan lo propio José Antonio Meade, Aurelio Nuño, Manlio Fabio Beltrones y quién sabe cuántos más. A ver si Peña Nieto no abrió simplemente un proceso sino la Caja de Pandora, porque una cosa es enterrar el tapadismo y otra muy diferente es que haya pensado en dejar de ejercer el poder del “dedazo”.

 
Comentarios
 
En Política al Día nos interesa tu comentario, es por eso que creamos este espacio para tí. Aquellos mensajes que contengan un contenido vulgar, difamatorio u ofensivo, serán eliminados por el administrador del sitio. Leer normas y políticas