Línea Caliente
Edgar Hernández
 

Otras entradas
2016-12-11 / PGR, listo el desafuero para Edgar, Tarek, Benítez y Del Castillo
2016-12-08 / Universidad Popular, el desprestigio
2016-12-08 / Yunes, ¿Sí, al perdón y olvido..?
2016-12-06 / El equipo de Yunes, ¡para cimbrar a Veracruz!
2016-12-05 / ¡No más notarias patito!
2016-12-02 / ¡Yo cimbro, tú cimbras… él no cimbra!
2016-12-01 / ¡Veracruz habló!.. Veremos, dijo el ciego
2016-11-30 / Fisculín, “¡No lo dejen ir!”
2016-11-29 / Juan Carlos Molina, otro millonariazo al amparo de Duarte (segunda parte)
2016-11-28 / “Empresas fantasma”, idea de Salvador Manzur (primera parte)
 
.
Shariffe, pantalla de los negocios de Fidel Herrera
2016-12-13

 ¡Es además la punta del iceberg de las fantasías de la Fidelidad!


De Shariffe Osman Flores se han contado muchas historias, todas ciertas.


Es una hermosa Mata Hari veracruzana a quien tocaría jugar un papel trascendente en las historias ocultas del poder, de los entretelones de palacio, de los negocios a 40 grados de temperatura.


Así, al darse a conocer hace unos días que la docena trágica gastaba más en mantenimiento de vehículos que en la justicia social para los indígenas, se destapó la caja de pandora en donde asoma la punta de un iceberg en cuyo fondo están asentados algunos de los “negocios” turbios de Fidel Herrera Beltrán.


La Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas resorte y bandera de Fidel Herrera en campaña, ya en el ejercicio del poder, resultaría la más importante fuente de apoyo financiero para los gastos de Palacio, que no eran gastos menores, así como para el cochinito.


Sin embargo, ya en manos de Shariffe para este 2015 le representaron parte de los 165 millones de pesos que entraron a través del disfraz de empresaria de la construcción, mismo que llevó a su familia a la construcción de un hotel de lujo frente a la estación de bomberos de Xalapa, así como al justo reparto de sus aliadas, las inefables “Reinis”.


Además de contratos, la red de empresas de la familia Osman Flores obtuvo de manera preferenciada numerosas adjudicaciones con otras dependencias del gobierno veracruzano mediante licitaciones directas o por invitación a tres (a modo).


Desde la llegada a la vida política de Shariffe hacia el 2004, siempre gustó a Fidel esa audacia de la dama tanto en su personalidad, carácter y ese sinuoso cuerpo envuelto en pantalones casi transparentes que revelaban el hilo dental y más.


Le siguieron una serie de acciones en favor de la coordinación de un grupo de bellezas al servicio del servicio y ya después, encaramadas en el poder, se diversificaron en la política, en los negocios y en las relaciones sentimentales que incluso terminaron en millonarios amasiatos.


A Fidel le tocaban seis esculturales cromos. De ahí egresan las “Reinis”.


Shariffe, ya en los negocios, le corre una serie de atenciones financieras, moches y demás hasta hacerse indispensable, tal como relata la denuncia periodística.


Luego, a su paso como secretaria particular de la alcaldesa de Xalapa, Elizabeth Morales con quien trabó una relación sentimental tal como lo revelan fotografías en pleno arrumaco y más y su candidatura por el PRI a la alcaldía de Emiliano Zapata en 2013, llegó como administrativa de la Comisión de Derechos Indígenas-Veracruz el 1 de abril de 2015, bajo la férula de Javier Duarte, pero llevando como beneficiario a Fidel.


En su declaración como servidora pública no aceptó transparentar sus datos patrimoniales ni su posible conflicto de interés.


El punto es que desde su llegada a esa institución dio un contrato por 3 millones 639 mil pesos a la empresa Supervisión Técnica por Veracruz JVCZ para que realizara un estudio de una obra de “modernización y ampliación” de un camino en Las Choapas, Veracruz. La representante legal y administradora de esta empresa beneficiada fue ni más ni menos que su mamá, Irma Flores Sangabriel.


Supervisión Técnica por Veracruz también participó como empresa supervisora de HR Soluciones en Ingeniería, encargada de modernizar el camino a Atlahuilco, Veracruz, cuyo contrato por casi 11 millones de pesos fue entregado el 21 de abril de 2015 por la CDI.


Y así poco a poco se fue tendiendo la red de negocios por cientos de millones de pesos.


Shariffe Osman ya con poder de decisión y amarradas las negociaciones con el jefe y el jefe de jefes, decidió –igual que Karime Macías guardada proporción- meter a toda la familia a la lluvia del dinero.


Así, entró en escena Félix Niño Flores  primo hermano de Shariffe Osman, Lilliana Cruz, es esposa de Niño Flores, e hija del actual secretario de gobernación del Ayuntamiento de Xalapa, Oscar Cruz. Iraís Maritza Morales también figura. Ella y Shariffe tienen una relación de amistad de años que se traduce en contratos que benefician con millones a las empresas de la familia.


Otros accionistas de Constructora Direg son Magaly Hernández Sangabriel y su hermano Héctor Manuel Hernández Sangabriel, actual alcalde de Coacoatzintla, Veracruz, quienes a su vez son primos de Shariffe.


En toda esta turbiedad se presume del manejo financiero de Fidel y la complacencia de Javier Duarte, quien como se ha dicho en anteriores ocasiones consintió que su mentor se llevara los diez mil millones de pesos que el congreso del Estado autorizó un día antes de que terminara su gestión sexenal.


Bien sabido el “moche” de ambos gobiernos a toda obra pública, una tajada que oscilaba entre el 10, 12 y hasta el 20 por ciento dependiendo el proyecto.


Ello amén del desvió de millonarias cantidades destinadas al túnel de Coatzacoalcos y el saqueo –el primer saqueo- a las arcas del IPE por 2 mil 200 millones de pesos y los puentes –obra del sexenio- cobrados hasta cuatro veces, pero jamás construidos.


Hay incluso todavía un puente en Atoyac de los mil 200 que dice construyó en su sexenio a lo largo y ancho de Veracruz, en donde no hay río que pase por abajo, está simplemente construido en un llano.


Y la cereza del pastel.


Hecho público sin desmentido de por medio el bono mensual que el gobierno de Duarte entregaba a Fidel por un millón de pesos a lo largo del sexenio, así como el aguinaldo anual por 10 millones de pesos. Todo en efectivo.


Es apenas, como dirían los clásicos, la puntita de los bisnes del ex gobernador de quien poco se ha ocupado la opinión pública en los últimos meses.


Ello a pesar de que desde el final del 2010 los medios de comunicación, sobre todo los nacionales, se ocuparon en revelar los miles de millones sustraídos del erario público en su beneficio.


Así, hoy la pregunta es ¿Quién es más rico Fidel o Javier?.. y la obligada ¿Cuándo le toca a Fidel?


Tiempo al tiempo.


*Premio Nacional de Periodismo


 

 
Comentarios
 
En Política al Día nos interesa tu comentario, es por eso que creamos este espacio para tí. Aquellos mensajes que contengan un contenido vulgar, difamatorio u ofensivo, serán eliminados por el administrador del sitio. Leer normas y políticas