Al pie de la letra
Raymundo Jiménez García
 

Otras entradas
2017-04-03 / Fiscalía: ¿Torpe o encubridora?
2017-03-31 / Escala caso TAMSA
2017-03-30 / ¡No más impunidad!
2017-03-29 / El cinismo de Calderón
2017-03-28 / * TAMSA: omisión criminal
2017-03-27 / Vas con celos
2017-03-24 / Aprietan a Duartistas
2017-03-23 / UV: la otra elección
2017-03-22 / Anaya: segundo aviso
2017-03-21 / * Panucazo
 
.
COBAEV: los ‘socios’ de Valencia
2017-04-04

Aunque es muy posible que el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares vuelva a responder que son “babosadas” y “tonterías” que no valen la pena contestar, pero algunos académicos y personal administrativo del Colegio de Bachilleres del Estado de Veracruz que en 2016 votaron por el panista ilusionados que con él sí habría un verdadero cambio en el gobierno estatal, nos piden preguntarle al mandatario veracruzano en qué criterios se basó para designar en el COBAEV a funcionarios como Noé Rodrigo Hernández y Alejandro Villalobos Gutiérrez, directores de Administración y de Operación Regional, respectivamente, cuyos nombres salieron a relucir tras la reciente detención de Francisco Valencia García, exsecretario de Comunicaciones y exdirector de la Comisión de Agua (CAEV).   


Y es que los trabajadores del COBAEV, que este lunes realizaron un paro de labores para reclamar el pago de diversas prestaciones laborales pendientes, refirieron que hace un año, en abril del 2016, el Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS) reportó un daño patrimonial por 25 millones 623 mil 840 pesos en la CAEV durante el ejercicio fiscal del 2014, y que en el expediente de 79 hojas se consignó que el responsable de este daño patrimonial era Valencia junto con Noé Rodrigo, quien despachaba como subdirector administrativo.


¿O acaso se les hace una bicoca esta cifra nomás porque representa apenas el 6 por ciento, aproximadamente, del desfalco de 435 millones de pesos que le están imputando al exdirector de la CAEV?


En cuanto a Villalobos Gutiérrez nos señalan que también coincidió con Valencia en la administración del exgobernador Javier Duarte, en la que el actual director de Operación Regional del COBAEV se desempeñó como presidente del Comité Técnico del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) en Veracruz, el cual pasó a depender posteriormente de la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas cuando a finales de 2013 se creó la SIOP que sustituyó a la SECOM. 


Casualmente, en enero de 2014, el entonces diputado local de Movimiento Ciudadano, Cuauhtémoc Pola, solicitó la comparecencia de Villalobos porque de los 8 mil 754 millones de pesos que de 2007 a 2013 había autorizado la Federación para la reconstrucción de zonas devastadas por fenómenos climatológicos en la entidad, se desconocía el destino final de casi ¡el 90 por ciento de dichos recursos!.


¿Con estos antecedentes, cómo es que Noé Rodrigo y Alejandro Villalobos fueron designados ahora por Yunes Linares en el COBAEV? Eso es los que algunos esperan que aclare el gobernador, pues abundan las suposiciones. Una de ellas es que estos nombramientos serían parte de un acuerdo político-electoral con el diputado federal Jorge Carvallo Delfín, del PRI-PVEM, quien no solo es considerado protector de este par de cuestionados funcionarios sino que además ejerce un gran ascendiente sobre la lideresa sindical del SUITCOBAEV, Éricka Ayala Ríos, exdirigente priista que actualmente es secretaria general de la CNOP  en Veracruz.


A ello atribuyen también los trabajadores del COBAEV que la dirigente del sindicato mayoritario no presione a las autoridades estatales para que les paguen el bono de productividad, los días económicos no disfrutados, la compensación pendiente de diciembre pasado y los 20 días de aguinaldo que aún les adeudan, ya que sólo han recibido 70 de los 90 días que les otorga la ley; además reclaman los cuatro meses de la llamada “compensación temporal compactable” que debieron pagarles el año pasado pero que no recibieron supuestamente porque fueron recursos que –según acusan– habrían ido a parar a la campaña del candidato del PRI a la gubernatura, de quien la dirigente sindical es suplente en el Senado.          


Esta versión, en realidad, es la que más les preocupa a los trabajadores del Colegio de Bachilleres, pues aducen que así como presuntamente habrían desviado esos fondos en las campañas de 2016, ahora pudieran recurrir también a la misma maniobra para financiar a los candidatos de la alianza PAN-PRD en este proceso electoral municipal ante la complacencia de Ayala Ríos y del ingeniero Julio López Calvario, dirigente del sindicato minoritario, al cual cuestionan por un viaje que realizó con su familia a España a mediados del año pasado y a quien acusan además de haberse erigido a través de su cuenta de WhatsApp en el “vocero” del director general del COBAEV, Abel Pérez Arciniega.


VALENCIA, ¿‘SACRIFICADO’?


Por cierto, dada la estrecha relación política que aparentemente mantiene el diputado federal Jorge Carvallo Delfín con el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares y sus hijos Miguel Ángel y Fernando Yunes Márquez, hay quienes se preguntan por qué entonces el representante popular del distrito electoral de Los Tuxtlas no la hizo de “abogado del diablo” para impedir que encarcelaran al exdirector de la CAEV, Francisco Valencia, quien por gratitud hasta terminó cediéndole su fastuosa residencia en el Club de Golf.


La explicación que dan es que Valencia habría sido sacrificado para evitar que el brazo de la ley alcanzara a Eduardo “El Tato” Vega Yunes, pues, como se recordará, el sobrino del gobernador sustituyó en 2015 en la CAEV a su suegro, actualmente recluido en Pacho Viejo.

 
Comentarios
 
En Política al Día nos interesa tu comentario, es por eso que creamos este espacio para tí. Aquellos mensajes que contengan un contenido vulgar, difamatorio u ofensivo, serán eliminados por el administrador del sitio. Leer normas y políticas