Línea Política
Agustín Contreras Stein
 

Otras entradas
2017-04-17 / Sin gloria y resurrección
2017-04-14 / La sobrepoblación
2017-04-13 / El IVAI, aclara
2017-04-12 / La vigencia del PRI
2017-04-11 / IVAI, IPE, ¿Contradicción?
2017-04-10 / ¿Miedo al PEJE?
2017-04-07 / Otra vez, Nemi Dib
2017-04-06 / Mal de todos los tiempos
2017-04-05 / Menos diputados
2017-04-04 / Lo dice la iglesia
 
.
Sin gloria y resurrección
2017-04-17

FINALMENTE, cayó Duarte.


El gobierno federal, le siguió sus pasos. Terminó siendo detenido por las autoridades de la República de Guatemala, donde se encontraba refugiado.


Como cabeza principal de toda la mafia del poder, incrustada en el pasado gobierno del Estado de Veracruz, comenzará a despepitar lo que sabe.


Como bien se ha analizado su situación, desde que se dio a la fuga, en este saqueo a los veracruzanos, no estuvo solo. Contó con el apoyo y la colaboración de muchos de sus ex colaboradores, unos ya en prisión y otros a punto de caer en las mismas rejas de algún reclusorio del país.


Ya sin gloria y sin posibilidad de levantarse, como puede considerarse una resurrección, Javier Duarte de Ochoa, comenzará a caminar por los verdaderos vericuetos del proceso judicial que, sin duda, se le seguirá con la más estricta aplicación de la justicia.


Encabezó, como todos los veracruzanos saben, la más corrupta generación de políticos que haya dado Veracruz. Estuvieron los que sabían, los que aprendían y los que, de plano, nunca supieron ni siquiera el terreno tan delicado que estaban pisando.


Nadie ha entendido, todavía, la dimensión del poder que tuvo, la ambición por el dinero que le corría por todas sus venas, la desfachatez con la cual actuaba, al grado de reírse del mundo entero. No supo dominar el poder que los veracruzanos, le entregaron en las urnas. No supo valorar el momento de la historia política que vivía. No estuvo preparado para ejercer el poder ni el gobierno. No estuvo a la altura de ningún gobernante veracruzano del pasado, salvo el que lo llevó, finalmente, a encontrarse con la oportunidad de saquear el patrimonio de todos los veracruzanos.


Duarte, fue evaluado sicológicamente. No estaba bien, pero tampoco lo estaban sus colaboradores más cercanos.


Su propia esposa, en calidad de Presidenta del DIF estatal, dominaba, en muchos de los casos, su propia actuación.


Karime, la madre de sus hijos, los que ahora ven con tristeza el más crudo episodio familiar, tuvo mucho que ver en el ejercicio de tantas atrocidades. No se puede entender que jamás hubiera intervenido para detenerlo, para aconsejarlo o simplemente hacerlo reflexionar sobre el atentado que venía cometiendo en contra de los veracruzanos. Al contrario, se supone, que se sumó a este gran escándalo político y económico de su esposo.


Por eso, ahora, causa extrañeza que no se le hubiera detenido. Que no se le hubiera tocado y de que no haya, hasta donde se sabe, alguna orden de aprehensión en su contra.


Así, se reabre un capítulo más de la historia política de Veracruz, la cual, como dijo ayer, en conferencia de prensa, el gobernador del Estado, Miguel Ángel Yunes Linares, aún no termina.


Hay mucho por hacer, mucho por saber y mucho por entender de la personalidad de Duarte, pues el tema, aunque manejado constantemente desde que dejó el Estado de Veracruz, para convertirse en prófugo de la justicia, sigue siendo uno de los más grandes escándalos de los recientes tiempos, lo que ha ocupado el interés, no tan solo de los veracruzanos, de todos los mexicanos, sino también, en muchas partes del mundo que se negaban, todavía, hasta hace cierto tiempo, a creer en tanta maldad de un hombre que, supuestamente, conoció la pobreza y que allá entre los pobres jamás lloró. Sin embargo, ahora, seguramente que no faltará que rueden por su mejillas aquellas lágrimas que tantas veces evitó.


Viene ahora, la cruda realidad. Empezará, de alguna manera, a caerle  el veinte de todo lo que hizo y ordenó hacer.


Vendrán, seguramente, otros capítulos de esta misma historia, donde, también se entiende, habrá nuevos protagonistas, nuevos actores, que por ahora permanecen en la impunidad.


                                                  ---------------------------


¿Y QUIENES SON LOS QUE SIGUEN?


La cola es muy larga y seguramente que el gobierno federal, la pisará en los días que vienen.


Ex funcionarios, que supuestamente ya compraron su tranquilidad, se han visto, desde ayer, nuevamente, al borde de la cárcel.


Se descubrirán, poco a poco, todos aquellos personajes que fueron parte de las empresas fantasmas, mediante la cuales, se pudieron desviar cantidades importantes de dinero y que ahora, por suerte, todavía no caen en las redes de la justicia.


Se integran, debidamente, los expedientes, pues los grandes peces están cayendo y como consecuencia, también, aquellos que formaban la pirámide maldita, en la cual, tuvieron su participación y su consecuentemente beneficio. Son muchos los millones de pesos que fueron repartidos entre personajes más pequeños, más de abajo, que sirvieron para fortalecer las bases de estas empresas que fueron inventadas y a las cuales se les pagaron fuertes cantidades económicas que llegaron a constituir el robo más grande de la historia.


Los que siguen, seguramente, serán personajes de menos peso, pero igualmente responsables del saqueo. En Veracruz, hay muchos todavía que se pasean tranquilamente y que con los datos aportados, como ya se estuvo haciendo, por personajes que fueron, de alguna manera, claves en el gobierno pasado, podrían ser atrapados.


Eso, ni dudarlo, aún aquellos que tienen fuero, que se cubren bajo el manto de la impunidad, que nadan de a muertito, pero que tarde o temprano, tendrán que responder por sus actos.


Así que no hay duda, esta historia, continuará.


                                              ------------------------------


¿ Y FIDEL?


Parece que se acerca la parte más interesante de este caso.


Fidel Herrera Beltrán, Ex gobernador del Estado, enemigo político número uno del actual Gobernador del Estado, pudiera ser llamado a explicar muchas cosas del pasado, pues Javier Duarte de Ochoa, fue su Secretario de Finanzas.


Ya comenzaba, en ese entonces, la historia que hoy se cuenta.


Y aunque el actual Gobernador del Estado, no lo dice, ni tampoco lo ha dicho, la verdad de las cosas, es que se intuye la persecución contra quien pudiera llegar a ser el verdadero artífice de todo este escándalo, pues fue quien, sin análisis previo, según se sabe, dejó como sucesor a Duarte.


Este es el comienzo de un asunto aparte.


Esta es la vereda que de aquí en adelante hay que seguir, pues nadie duda de la conexión de Fidel con Duarte, de la inexplicable sucesión de entonces y del interés de un verdadero y experimentado político con un cachorro de su equipo, que, finalmente, no cumplió las reglas.


Que Dios, los agarre confesados.


                                           ----------------------------------


Y MAÑANA, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.


NUESTRO CORREO: ac_stein58@live.com.mx

 
Comentarios
 
En Política al Día nos interesa tu comentario, es por eso que creamos este espacio para tí. Aquellos mensajes que contengan un contenido vulgar, difamatorio u ofensivo, serán eliminados por el administrador del sitio. Leer normas y políticas