Prosa Aprisa
Arturo Reyes Isidoro
 

Otras entradas
2017-04-18 / Nadie cree la versión oficial de la detención
2017-04-17 / Ni flaco, ni ojeroso, ni cansado y sin ilusiones
2017-04-10 / La afrenta de la delincuencia; la respuesta oficial
2017-04-07 / La sonrisa de López Obrador ayer
2017-04-06 / Le pega la crisis a los medios
2017-04-05 / La oposición ahora sí se opone
2017-04-04 / La batalla presidencial, en pleno ya en Veracruz
2017-04-03 / Amplían Pacho Viejo
2017-03-31 / ¿Ajustes, al entrar al quinto mes?
2017-03-30 / Pescan robalo de buen tamaño
 
.
Fidel, ni siquiera un chiflido
2017-04-19

Para todo esto, ¿dónde está el exgobernador Fidel Herrera Beltrán?


¿No tiene nada que decir sobre su hijo putativo político Javier Duarte?


Él fue quien le enjaretó a Veracruz al peor gobernador del Estado, posiblemente de todos los tiempos, porque se ve que será muy difícil que alguien lo supere algún día por tanto daño causado al Estado y a los veracruzanos.


Duarte sólo era un empleado suyo, pero no era político ni tenía trayectoria administrativa reconocida, y pese a su juventud e inexperiencia se lo inventó y lo impuso como gobernador y le dejó el poder porque pretendía estar detrás de él, ser el clásico poder tras el trono.


Fidel era un obseso del poder, estaba –¿lo está todavía?– enfermo de poder y pretendía seguir mandando en Veracruz, además de que necesitaba a alguien que le tapara todo el desfalco económico que dejaba, 25 mil millones de pesos, más el desastre en obras materiales pagadas por adelantado y no iniciadas, o sólo con la puesta de la primera piedra, o dejadas a la mitad, o avanzadas pero sin concluir.


Contadores amigos míos, contralores o auditores, en diversas ocasiones me han asegurado que en la transición del poder Fidel Herrera-Javier Duarte nunca se hizo una entrega formal de la administración, y me han retado a que yo busque y encuentre un acta legal, procotolizada de la entrega-recepción.


Un día, uno de ellos me platicó que cuando le advirtieron a Duarte que había desvío de recursos y anomalías en obras y que era necesario documentarlo antes de que recibiera el gobierno, los paró y les dijo que dejaran las cosas tal como estaban, que todo iba a seguir igual.


O sea, por agradecimiento o por compromiso decidió absorver, sin chistar, todo el desastre que ya le dejaba Fidel. Desastre que luego él se encargó de hacerlo inmenso hasta reventar Veracruz, pero de esa forma quitó cualquier responsabilidad y salvó de alguna posible acción legal en su contra a su padre político putativo.


Hoy, cuando ése que lo  salvó ha caído en desgracia y es el peor villano político de todo México, que pasará a la historia como uno de los peores gobernadores que haya tenido el país, cuando todos se ensañan con él, Fidel, beneficiado e impune gracias a él, ni siquiera un chiflido le ha dirigido.


Prácticamente el muro de Facebook del exgobernador 2004-2010 y su cuenta de Twitter están inhabilitadas. No hay, por tanto, alguna palabra de aliento, de solidaridad, de consuelo, así sea a la distancia, para su heredero político 2010-2016.


Claro, menos se imagina uno que va a salir a hacer un pronunciamiento público defendiendo o tratando de justificar a su relevo en agradecimiento por lo que hizo por él, y mucho menos se imagina uno que lo va a ir a visitar a la prisión militar en la que está en Guatemala.


Con todo lo ocurrido, por todo el daño causado, es como para que Fidel quedara sepultado desde ahora y para siempre, aun en vida, en el panteón político de Veracruz, pero sólo porque el sistema priista lo permite, el de Peña Nieto, sigue participando en la vida política del Estado a través de su engendro en la entidad llamado Partido Verde Ecologista, donde se dispone ahora a tratar de imponer candidatos y luego presidentes municipales.


Y no sólo eso, sino que a través de uno de sus títeres y de su hijo Javier, diputado federal, logró un acuerdo con el PRI para ir en alianza, lo que seguramente acabará de arrastrar al tricolor al abismo.


Dice el dicho que en la cárcel y en el hospital se conoce a los amigos. En política se dice que también en la nómina. En general, opino, en cualquier desgracia.


Porque él se la forjó a pulso, Duarte está en total desgracia, hoy abandonado hasta por su mujer.


Según comentó ayer Carlos Loret de Mola en su columna de El Universal, Karime Macías lo habría “puesto” o su familia lo habría entregado a cambio de que el Gobierno Federal los dejara en paz.


De acuerdo al también comentarista de televisión, que cita fuentes federales de inteligencia, al Gobierno Federal le urgía detenerlo.


La urgencia por hallarlo, publicó, era por las elecciones en el Estado de México, Coahuila y Nayarit, donde se renuevan las gubernaturas, para tratar de contrarrestar las acusaciones contra el PRI por corrupción y poderse defender el gobierno y su partido diciendo que si Duarte había delinquido, ya está preso.


Fue así que en esa urgencia, la familia de Karime recibió una oferta: que no irían contra ella ni su familia si les decían dónde estaba el exgobernador.


Por eso sorprendió, agrega, el vuelo privado de los hijos del matrimonio Duarte-Macías y la familia de ella dejando sus nombres y el destino al que iban, hospedándose en Guatemala en un hotel turístico visible.


“Ello ha despertado la sospecha de que Duarte se entregó y no se sabe a cambio de qué. O bien que ‘lo puso’ su esposa o su familia a cambio de que no fueran perseguidos, dado que la PGR ha aclarado que no tiene nada contra Karime y los de su lado, cuando se había hablado de que estaba metida hasta en lavado de dinero”.


Loret normalmente es un periodista bien informado, que sabe bien lo que dice, por lo que su versión sería bastante creíble, lo que explicaría porqué a ella no la molestaron al momento de detener a su esposo ni la han molestado y al parecer ni la van a molestar.


Karime huyó junto con Duarte y estuvo escondiéndose con él, cabe suponer que porque se sabía cómplice de los ilícitos de su marido, de otra forma no se explica porqué se fugó dejando abandonados a sus hijos. La oferta seguramente fue muy tentadora y cedió. De que lo “pusieron” y entregaron explica porqué a la vista de todos el viernes embarcaron en Toluca rumbo a Guatemala familiares de ella prácticamente llevando un letrero en la espalda que decía “sígannos”, pues bien asentados dejaron sus nombres en la lista de registro del aeropuerto.


El columnista de Excelsior Francisco “Pancho” Garfias comentó ayer que habló con el presidente Peña Nieto y que éste le dijo: “No hay chile que les embone. Si no los agarramos (a Duarte y a Yarrington), porque no los agarramos; si los agarramos, porque los agarramos”.


Se advierte que está molesto porque se ha puesto en duda la versión de su gobierno, en el caso de Duarte sobre su detención y sobre una negociación que habría habido para dejar libre a Karime.


¿Quiere el Presidente que se aplauda que ni a ella ni a su familia se les investigue y se les deje libres e impunes para que disfruten todo lo que se llevaron que era de los veracruzanos? ¿Saben que, por ejemplo, Brenda Tubilla, esa misma que manejó sin control alguno los recursos millonarios de los festivales de salsa de Boca del Río y Coatzacoalcos, Cumbre Tajín, el carnaval de Veracruz y La Candelaria en Tlacotalpan vive hoy con todo lujo en Miami?


¿La esposa del exgobernador no sólo se quedará impune sino que además no le tocarán las riquezas que hizo a costa de los veracruzanos?


Pero regresando a Duarte y para concluir, publicaron ayer los periódicos El Financiero y Reforma en sus portales que salvo su abogado, nadie más lo ha visitado en su celda.


Y para este miércoles le espera uno de los días más duros de los que vendrán para él, sobre todo por todas las comodidades a que estaba acostumbrado.


El periodista guatemalteco Víctor Hugo Michel dijo ayer al periodista mexicano Ciro Gómez Leyva que antes de comparecer  este día a las 14:30 horas tiempo de México, lo llevarán a la torre de Tribunales de  donde se prevé que llegue a las 11:00 horas para que se le realice un procedimiento que durará unas dos horas.


“(Será llevado) a una zona donde empiezan a llegar por la mañana camiones cargados de pandilleros, de maras salvatruchas, a quienes se les baja, se les quita los zapatos, se les obliga a pegarse a la pared, para ver si no llevan armas”.


Se le fichará a la vista de todos, incluso se le podrá preguntar en algunos momentos si es que quiere contestar, luego lo llevarán a una celda sucia, donde suelen estar pandilleros. Posteriormente, lo subirán al piso 11, donde se encuentra el Tribunal que seguirá su caso. Y ninguno de a los que enriqueció, que lo acompañe.

 
Comentarios
 
En Política al Día nos interesa tu comentario, es por eso que creamos este espacio para tí. Aquellos mensajes que contengan un contenido vulgar, difamatorio u ofensivo, serán eliminados por el administrador del sitio. Leer normas y políticas