Voz en Libertad
Francisco Guisa Hernández
 

Otras entradas
2017-09-08 / Temas revueltos
2017-09-07 / Temas revueltos
2017-08-08 / Asamblea Nacional Priista
2017-06-28 / Extradición
2017-06-10 / Salvar el bosque
2017-06-03 / “Con los gringos, ni a la esquina”
2017-05-16 / Socialismo del Siglo XXI
2017-04-27 / Fox Populi
2017-03-20 / Juarismo
2017-03-11 / Elecciones Municipales
 
.
Trump basuriza a sus propios negociadores
2017-10-16

En plena negociación del TLCAN entre Canadá, USA y México, Donald Trump ha insistido en que este es el peor acuerdo negociado por su país y que perjudica a su economía con un balance negativo de más de 60 mil millones de dólares, lo que hace ver a la propia negociación del tratado como ociosa e inútil, pues aún sentados en la mesa, Trump sigue insistiendo en que su país se saldrá del acuerdo firmado hace más de 20 años, Trump ha demostrado que es capaz de hacerlo, cuando  ha hecho evidente que es un loco verdaderamente peligroso que lleva sus bravatas al terreno de los hechos, como lo hizo al sacar a su nación del Acuerdo de París (sobre cambio climático) y de la UNESCO, con el argumento de que no benefician en nada a los Estados Unidos, y que por el contrario su país está financiando la operación de estos organismos, ante el NO PAGO de las cuotas por parte de muchos países que habiendo participado en su creación hoy se desentienden de la obligación que adquirieron de financiar su funcionamiento.


Muchos de nosotros podríamos pensar, a la ligera, que una posición digna para México ante tanta bravata,  complicación y falta de respeto, sería dar por terminado el tratado y aislar a USA (comercialmente) de la región, y que, como decimos en México “que con su pan se lo coma”.


Sin embargo, conocida la bipolaridad, hipocresía y cobardía de Trump, la mejor estrategia es la que se está siguiendo y esta es continuar participando en la Comisión Negociadora  instituida por los tres países, donde la seriedad y capacidad de los negociadores, suyos y nuestros, está a la vista, y seguir poniendo ahí los intereses de México por delante, hasta llegar a las últimas consecuencias, y si una vez concluidas las negociaciones, donde nuestro país haya rechazado toda condición o cláusula perjudicial para nuestros connacionales, Trump determina unilateralmente no ratificar el tratado, “basurizando” a sus propios negociadores, hasta entonces  pasar al Plan B, que sería atenernos a las reglas de la OMC, las que, por cierto, rigen más del 60% de nuestro comercio con la región y con el mundo


Así, la actitud aislacionista de Donald Trump, seguramente hará que ninguna nación esté de acuerdo en negociar con él ningún tipo de acuerdo, ni militar, ni cultural, ni comercial, ni de ninguna especie, habida cuenta de la falta de seriedad con que se conduce Estados Unidos en la época Trump. Que, dicho sea de paso, la mayoría de sus locuras (bravatas, amenazas y exabruptos) serían aceptables en el seno de su Gabinete, el Congreso y los organismos internos de su país, pero nunca más en los organismos internacionales, donde la diplomacia y la tradición de respeto y colaboración entre las naciones debe prevalecer, para preservar la paz mundial.


Hacia dónde debe ir México entonces, pues hacia ningún lado que no sea mantener y hacer crecer nuestra planta productiva y nuestra tradición Internacional de respeto entre las naciones, de salvaguarda de nuestra soberanía, de no intervención en los asuntos internos de otras naciones, como de exigencia a la no intervención de otras naciones en los nuestros, manteniendo y defendiendo el legado de Genaro Estrada, creador de la “Doctrina Estrada”; la doctrina mexicana en materia de Derecho internacional; y el de Don Benito Juárez y su invaluable máxima: ”Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”;


Pacifistas como somos, debemos seguir rigiéndonos por esos principios que nos han llevado a obtener el reconocimiento y amistad de la comunidad internacional y no seguirle el juego al vecino del norte, no poniéndonos de rodillas ante sus amenazas ni entrar en pánico ubicándonos como súbditos ante él.


Dignidad Nacional, Patria o muerte (como decía Fidel Castro, cuya perseverancia lo llevó a derrotar al “Imperio”), debe ser nuestro sostén como nación, ante el opresor, abusivo y bulleador, Trump.             

 
Comentarios
 
En Política al Día nos interesa tu comentario, es por eso que creamos este espacio para tí. Aquellos mensajes que contengan un contenido vulgar, difamatorio u ofensivo, serán eliminados por el administrador del sitio. Leer normas y políticas