En la opinión de:
Inocencio Martínez Cortés
 

Otras entradas
2017-11-27 / ¿Usas el nombre correcto?
2017-11-22 / Cuarenta días y contando
2017-11-14 / Buen fin
2017-11-07 / La corrupción somos todos
2017-10-31 / Una encuesta es un referente no un resultado
2017-10-25 / Justicia de tercera en instalaciones de primera
2017-10-24 / Yo no le apuesto a una elección… ¿Ustedes si?
2017-10-17 / Funcionarios con vocación de servicio. En peligro de extinción…
2017-10-11 / De político a ciudadano
2017-10-03 / Un Estado no se reconstruye de la noche a la mañana
 
.
La fe mueve montañas
2017-12-07

¡Mas el justo por fe vivirá!


Una cosa es la fe y otra el fanatismo, veo a mis connacionales vivir siempre con la fe en alto esperando el milagro que otorgue el aliciente para alcanzar la felicidad o cuando menos amainar el dolor que se sufre por alguna tragedia no esperada.


Es en diciembre cuando se inicia el festejo de las fiestas navideñas con la aparición de una virgen llamada “Guadalupe” aparecida hace 486 años un doce de diciembre, vista por primera vez por el ahora santo “Juan Diego” quien se erigió como el padre de una cultura devocional hacia un ser inexistente, pero que don Juan Dieguito le dio vida cuando el primer obispo de México Juan de Zumarraga le reconoció al indito su verdad sobre la aparición de la ahora madre de los mexicanos.


A partir de ya, veremos filas y caravanas en las diversas ciudades para acudir a las iglesias a venerar la imagen guadalupana, es un espectáculo impresionante el que visten nuestros feligreses quienes sin importar los peligros o el mal tiempo caminan, se trasladan en bicicleta, motocicletas, carros y hasta hincados de rodillas a dar gracias o pedirle a la santa que les ha dado cuando esperanza de vida en la mayoría de los casos.


Posterior al evento guadalupano, inician las fiestas navideñas con la tradicional rama para pedir aguinaldo junto con las posadas, eventos que lamentablemente ya no se ven como anteriormente se celebraban debido al estado de descomposición social que vivimos, donde la inseguridad no ayuda a mantener tal festejo sin embargo nuestra gente no se amilana y se mantiene de pie, así llegaremos a la noche buena donde se festeja la llegada del Rey de Reyes a la tierra, al Rey que una gran mayoría cree vino a salvar al mundo y otra dice que es puro cuento, los menos creen que todavía no viene.


Lo cierto es que existe fe a alguien de quien nuestra gente espera milagros, mínimo protección en estos tiempos tan difíciles, es por ello que sabemos y nos consta de cómo hay infinidad de santos y santas, de las cuales se cuentas muchas anécdotas milagrosas producto de la fe que le tienen, así que nuestra gente tiene fe hasta en las recetas que se les sugiere cuando de combatir algún mal se trata o bajar de peso.


Pero lo que a mí más me cala, es saber que hay una fe ciega en personajes políticos que se presentan como un dios de barro, engañando a la sociedad en convertirles en paraíso terrenal lo que tanto han soñado, garantizando salud, paz, bienestar económico y demás, aprovechándose de la situación problemática que no es propio de nuestra nación sino de un problema mundial, al advertir que tenemos escases de alimentos, agua, enfermedades que se desarrollan sin existe antídoto para frenarla, inseguridad hasta en las ciudades más vigiladas y que el politiquillo piensa que basta su palabrería para resolver lo irresolvible.


Así que en mi concepto debemos regular nuestra creencia y fe tratándose de lo político, de lo religioso en tanto no alteremos el orden social podemos creer en lo que mejor nos acomode y seamos felices junto con los nuestros.


Deseo a todos vivan felices días guadalupanos.


 


 


adidas.johan62@gmail.com Lic. Inocencio Martínez Cortes

 
Comentarios
 
En Política al Día nos interesa tu comentario, es por eso que creamos este espacio para tí. Aquellos mensajes que contengan un contenido vulgar, difamatorio u ofensivo, serán eliminados por el administrador del sitio. Leer normas y políticas