Claroscuros
José Luis Ortega Vidal
 

Otras entradas
2018-01-08 / Migración garífuna en tiempos de guerra: cultura y elecciones...
2018-01-06 / José Francisco Yunes Zorrilla: veni, vidi…¿vici?
2018-01-04 / Pepe, Miguel Angel, Cuitláhuac: los puntos ciudadanos a exigir
2018-01-03 / 2018: “los muertos que vos matáis gozan de cabal salud”
2017-12-30 / Todos somos Gumaro Pérez Aguilando: el acercamiento ético a un contexto social en descomposición
2017-12-22 / Gumaro Pérez Aguilando (+) un cuestionamiento para sociólogos, políticos y periodistas…
2017-11-10 / 2018: la conjugación electoral del verbo chingar…
2017-10-12 / Pagar el derecho de piso… para vivir
2017-10-05 / Sismos y narcotráfico: el Estado rebasado por la historia
2017-09-28 / Héctor Yunes y la inoportuna declaración que lo suma al oportunismo político
 
.
Javier Duarte y el José Antonio Meade inexistente…
2018-01-09

(1)


Si José Antonio Yunes Zorrilla enfrenta -como Julio César en el 44 a.c.- la traición que puebla al PRI, José Antonio Meade Kuribeña se mueve literalmente al filo del despeñadero.


Durante su gira por Veracruz el domingo 7 de enero, el precandidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional dibujó de cuerpo entero la figura de sí mismo: es un economista con preparación al más alto nivel y un hombre con amplia experiencia burocrática apolítica...


Meade Kuribeña no conoce la pobreza en ningún sentido salvo por las estadísticas que su preparación académica y sus pasos por las secretarías federales le han mostrado.


La mayor parte de los mexicanos somos pobres y miembros de la clase media y de estos sectores emana buena parte del 60 % que en promedio vota en cada proceso electoral.


Antaño el PRI nos controlaba bajo el mecanismo corporativo pero este rostro ha cambiado.


Con todo y sus defectos las luchas electorales en México cada día son más cerradas y ligeramente democráticas.


Para ganar, pues, hay que convencer...aunque sea un poquito.


La pobreza real, la del hambre, el frío, la muerte por falta de servicios de salud, la del analfabetismo, la de la ejecución a los 3, 4, 5 o 6 años de edad porque tu padre sirvió al cártel de Jalisco nueva generación para asesinar a un destacado miembro de los zetas en Coatzacoalcos no es una temática que el precandidato tricolor entienda...


Acaso porque son rubros que se conocen en realidad cuando se viven o se cuenta con la sensibilidad obligada.


No es su culpa porque el fondo de este tema no es un asunto maniqueo de víctimas y victimarios; va mucho más allá: se trata de un sistema que fabrica hambre y excesos inenarrables de poder y de terror.


Meade, en sentido estricto, es un engranaje de tal sistema y un convencido de su "bondad"


La corrupción y la repartición de privilegios vienen de la mano pero para efectos de este artículo está en segundo término.


Ahorita se trata de ver quién va ganando en la carrera presidencial y cómo sus rivales pueden impedirlo, a la buena o a la mala…


Con su queja discursiva respecto al dolor que la traición de Javier Duarte heredó al priismo nacional y veracruzano en particular Meade Kuribeña exhibió su pésima capacidad oratoria.


Es obvio que sus asesores manejan su temática y estilo ante la falta de una personalidad propia en ese sentido.


¿Duarte traicionó y provocó un dolor sólo a los priístas?


¿No era gobernador de todos los veracruzanos?


¿Y qué hacía José Antonio Meade cuando Duarte de Ochoa traicionaba y saqueaba Veracruz con total impunidad?


¿Javier Duarte sólo afectó a los priistas y quienes no lo somos estamos a salvo de su histórica violación al futuro de la tercera entidad más poblada de México?


¿A quién desea convencer Meade durante su campaña? ¿A los priístas divididos y avergonzados de Duarte y sumidos la mayor parte de ellos en una pobreza estructural peor a la padecida antes del duarticidio y de la fidelidad?


¿A los priistas que fueron sus cómplices y están prófugos o en congresos que resguardan su impunidad?


¿Al electorado indeciso?


¿A los seguidores de Anaya y AMLO para que se pasen de su lado porque él, José Antonio Meade Kuribeña, es un fiel seguidor de la teoría neoliberal de Milton Friedman y está cien por ciento seguro de que en sus manos el país saldrá de la peor circunstancia que haya vivido jamás en su historia reciente?


A Meade Kuribeña le dijeron ve a Veracruz, habla mal de Javier Duarte, deslíndate de él y dejarás contentos a ocho millones de jarochos…


Y el hombre se lo creyó, se apegó al guión y mostró su salvaje contraste: el Meade economista es un brillante neoliberal, el Kuribeña político simple y crudamente no existe.

 
Comentarios
 
En Política al Día nos interesa tu comentario, es por eso que creamos este espacio para tí. Aquellos mensajes que contengan un contenido vulgar, difamatorio u ofensivo, serán eliminados por el administrador del sitio. Leer normas y políticas