Ciencia y Cultura

26 de septiembre de 1968 en Xalapa. La necesidad de mirada a sus conflictos (1a parte)
Por: J. Martín Blásquez Ojeda

Palacio de Gobierno de Veracruz /
2017-09-27  
19:58

A casi cincuenta años de la más cruda represión a los universitarios veracruzanos, acontecida en Xalapa, es opinión generalizada que su trascendencia se ha perdido en el tiempo, y  que las nuevas generaciones no solo ignoran los sucesos, sino que además les llegan a través de lecturas turbias y deshilvanadas. Por esto, es de estimarse necesario rescatar los hechos, personajes y procesos para apreciar con nuevos ejercicios intelectuales sus lecciones históricas, como lo recomienda la necesaria reflexión de una sociedad ávida de entender su presente. 


Desde esta perspectiva y a lo más, este ensayo pretende invitar al lector  a emprender una mirada actual sobre los sucesos de Xalapa en aquel 26 de septiembre de 1968.


Los antecedentes 


El año de 1968 es emblemático para nuestra historia contemporánea. Y no sólo por la inesperada Primavera de Praga, o el mayo francés y los previos sucesos de Berkeley en el marco de la guerra de Vietnam, como tampoco por la propaganda comunista de la Revolución Cubana inundando a los países subdesarrollados, no solo por eso. Para México y su juventud de entonces, fue un abrupto despertar entre sus conflictos, entre el glamour del milagro mexicano y el hostigamiento y persecución del estado represor y sus episodios de irrupción del ejército en las universidades, como la de Michoacán (1966) y Sonora (1967). 


Ya desde 1967 pintaba para un año difícil en Veracruz.  En el quinto año de mandato, el gobierno de Fernando López Arias había llevado al extremo su esfuerzo financiero al invertir sustanciales fondos públicos para impulsar el desarrollo de la juventud veracruzana.


En el ramo de infraestructura educativa, destaca la inauguración del complejo de la Benemérita Escuela Normal Veracruzana (1964), así como los nuevos edificios las Secundarias y de Bachilleres en Poza Rica y Alvarado, teniendo en proceso las edificaciones de Coatepec, Orizaba, San Andrés, Gutiérrez Zamora, Minatitlán, Cosamaloapan, Las Choapas, Naranjos y Coscomatepec, entre las principales, además del proyecto para Ciudad Mendoza. 


Sin precedentes, en Veracruz y Tuxpan se construyeron sus Ciudades Deportivas; en Xalapa se acondicionó una Villa Olímpica en las instalaciones desocupadas por la normal, para complementar las canchas, pistas y alberca olímpica en torno de la nueva Normal Veracruzana, además se edificó un circuito de Gimnasios: Allende, Omega y “C”, que  a su vez se articularon a las otras canchas y pistas atléticas del entorno del Estadio Heriberto Jara, con su Gimnasio Miguel Ángel Ríos y la Alberca y Fosa de Clavados Eulalio Ríos, estas localizadas en la nueva zona universitaria. En Coatepec se construyó su Gimnasio enlazado a las canchas de la nueva secundaria y de bachilleres, y lo mismo se logró con el Campo Deportivo Héroes, en Tlapacoyan.


Para la enseñanza universitaria, se habían construido y equipado las Facultades de Periodismo en Veracruz y de Ciencias Químicas en Orizaba, teniendo en programa mejoras a las Facultades de Arquitectura en Xalapa y de Veterinaria en Veracruz. 


En junio de 1967, el Gobernador López Arias anunció al Consejo Universitario que el subsidio universitario [26.2  millones] aunado al crecimiento explosivo en la demanda de escolaridad a nivel universitario […] era el problema más apremiante y un reto a la conciencia de Veracruz, y convocó a la sociedad veracruzana para dotar a la Universidad Veracruzana con un patrimonio propio de doscientos millones de pesos que otorgara viabilidad financiera a sus proyectos institucionales de expansión y reorganización de los servicios educativos [27 mil alumnos en 108 planteles]. La atención a la demanda de secundaria y preparatoria, así como la apertura de las nuevas carreras profesionales que la modernidad recomendaba. De aquellas fechas data la aprobación del Consejo Universitario, a propuesta del Rector Fernando García Barna, para establecer el examen de admisión obligatorio y el pago de cuotas de inscripción, como mecanismos de control al ingreso y, en lo posible, para financiar los servicios educativos.


En este devenir a finales de ese año, entre los 496 profesores e investigadores de la Universidad Veracruzana [más 50 administrativos y 12 de servicio] corrió el rumor de que no se les pagarían sus aguinaldos; por eso, en octubre se empezaron a organizar y a evidenciar sus inconformidades, más cuando trascendieron de muchas injusticias de la nómina universitaria.


Para mediados de 1968 una corriente de profesores al servicio de la Universidad, cansados de no ser tomados en cuenta con sus demandas salariales y de seguridad social, así como de la reiterada respuesta de Rectoría de que no había recursos para atenderlos, encabezados por los  profesores del  Instituto de Antropología, se organizaron con los de otras escuelas para conformar una Coalición de Trabajadores al Servicio de la Educación, cuya directiva formalizó sus exigencias a la Rectoría y, por acuerdo de su Asamblea, al Gobernador del Estado, al considerar que siendo estatal la Universidad, dependía del subsidio que éste le otorgara. Adicionalmente la Coalición convidó de su lucha magisterial al estudiantado que los apoyó en sus marchas y mítines.


Son conocidos los nombres y representaciones que ostentaron los diferentes profesores y líderes estudiantiles asociados a ellos en estas protestas, debiendo puntualizarse, a partir de julio, estos últimos se agruparon en el Frente Pro Libertades Democráticas, existiendo además otros grupos menores de ideologías radicales, quienes por afinidad evolucionaron en corriente en apoyo al movimiento estudiantil de la ciudad de México. Tales rasgos del movimiento magisterial y estudiantil condujeron a los órganos de seguridad del gobierno federal y estatal para estrechar la vigilancia de sobre la Coalición y sus liderazgos, pues se decía, eran agitadores y partícipes de una conjura internacional para favorecer el comunismo. jmblasquez@hotmail.com (CONTINUARÁ).

 
Comentarios
En Política al Día nos interesa tu comentario, es por eso que creamos este espacio para tí. Aquellos mensajes que contengan un contenido vulgar, difamatorio u ofensivo, serán eliminados por el administrador del sitio. Leer normas y políticas
 
Más de Ciencia y Cultura