Viernes Contemporáneo
Armando Ortiz Ramírez
 

Otras entradas
2017-04-16 / Javier Duarte y nuestro indecente regocijo
2017-04-14 / Lo de Duarte podría ser un montaje de Peña Nieto
2017-04-13 / Rafael Junquera, el hombre y su verdad
2017-04-12 / Flavino Ríos ya puede ver Netflix en la comodidad de su casa
2017-04-10 / Los que quieren ver arder el mundo
2017-04-07 / Los levantan y los sueltan; ¿qué mensaje guarda esta acción?
2017-04-06 / Que la CEAPP paga colegiaturas y da apoyos mensuales; ¿dónde nos formamos?
2017-04-05 / Organizaciones juveniles de Xalapa; puro niño imbécil
2017-04-04 / ¡Urge vocera en Pacho para gabinetazo! ¿Quién más? Madame Gina
2017-04-03 / Javier Duarte, amigos, socios y subordinados; pitazo a Carlos Aguirre
 
.
Captura de Javier Duarte, cronograma de un montaje
2017-04-17

Fue la mañana del día martes 11 de abril que nos reunimos con un amigo muy bien informado sobre lo que acontece en el gobierno central. Parte de nuestra plática giró alrededor de Javier Duarte y de sus cómplices que podrían haber pactado impunidad, esos a quienes no se les ha tocado ni con el pétalo de una demanda, vaya, ni un requerimiento.


Este amigo nos dijo que se estaba preparando ya la detención de Javier Duarte, literalmente nos dijo que en Semana Santa Javier Duarte estaría siendo detenido. «Cuando veas la noticia, te acuerdas de mí», dijo y al poco rato terminamos la plática. Era la mañana del martes 11 de abril.


No me decidí a publicar que Javier Duarte sería aprehendido en Semana Santa porque no era la primera vez que se soltaba una noticia de esa magnitud y al final resultaba equivocada. En Libertad bajo Palabra (LBP) publicamos una nota editorial en la que asegurábamos que el gobierno federal sabía en dónde se encontraba Javier Duarte. Esta nota la publicamos la tarde del martes 11 de abril: “Claro que el Gobierno Federal sabe dónde está Duarte, ya que se decida a entregarlo”. 


A los dos días de publicada esa nota Joaquín López-Dóriga filtró una foto en la que aparecían dos personas apenas visibles. López-Dóriga aseguraba que era Duarte en Canadá. Fue entonces que nos pareció sospechoso que se estuviera revelando el supuesto lugar en el que se encontraba Javier Duarte, si eso estaba pasando, era porque se preparaba el escenario para su captura. Fue entonces que en LBP nos decidimos a publicar otra nota editorial en la que decíamos lo siguiente: “Parece mucha casualidad, pero hace unos días un buen amigo que se encuentra muy cerca de la gente de poder en el centro del país me dijo que era muy posible que en esta Semana Santa el Gobierno Federal nos podría dar la sorpresa de la aprehensión del exgobernador Javier Duarte de Ochoa”.


Sobre la foto de López-Dóriga señalamos que era un posible montaje, pues lo lógico no era filtrar la foto, sino acudir a la PGR para dar datos sobre Duarte y esposa, y con ello reclamar los 15 millones de pesos. Era jueves 13 de abril.


La versión oficial sobre la captura de Duarte dice que fueron los hijos los que condujeron a la captura del exgobernador. Los hijos viajaron el viernes 14 de abril en un vuelo de Toluca a Guatemala. ¿No sería la foto que filtrara López-Dóriga un distractor para desviar la atención de la frontera de México con Guatemala y ponerla hacia la frontera con Canadá? La versión oficial dice que Duarte llegó al hotel La Riviera de Atitlán en que se encontraba apenas dos días antes de su captura. Pero el vocero de la policía de Guatemala dice que la habitación de hotel estaba alquilada desde hacía 5 meses; incluso dijo que podían haberla comprado.


Aquí todo se confunde. Nuestro amigo ya sabía que Duarte iba a ser capturado en Semana Santa, lo sabía cinco días antes de la captura que ocurrió el sábado; lo sabía cuatro días antes de que los hijos, quienes supuestamente condujeron a las autoridades hacia él, viajaran de Toluca a Guatemala, el viernes; los sabía tres días antes de que Javier Duarte supuestamente ocupara la habitación del hotel La Riviera de Atitlán, el jueves.


¿De qué estamos hablando? Por supuesto de un posible montaje, de una obra de teatro que se ha venido preparando desde hace mucho tiempo. De un gobierno federal que siempre tuvo ubicado a Javier Duarte y que se ha decidido a mostrarlo detenido para favorecer a sus candidatos en las próximas elecciones.


Quizá por ello el afán de no querer compartir la gloria, quizá por ello esa discolería de asegurar que el mérito es de ellos, sólo de ellos, los federales.


Quizá por ello la sonrisa siniestra de Javier Duarte; nada más falta que al rato consigan la manera de dejarlo libre. Eso no se los vamos a permitir.


Armando Ortiz


aortiz52@hotmail.com

 
Comentarios
 
En Política al Día nos interesa tu comentario, es por eso que creamos este espacio para tí. Aquellos mensajes que contengan un contenido vulgar, difamatorio u ofensivo, serán eliminados por el administrador del sitio. Leer normas y políticas