Principales

De la columna "Política al día"
FERNANDO YUNES, PRÓXIMO ALCALDE DEL PUERTO
Por: Atticuss Licona

El imprudente corazón rojo de los veracruzanos se estruja y se divide /
2017-05-11  
21:21

El PAN y Miguel Ángel Yunes Linares podrían perder 210 ayuntamientos, pero no se permitirían perder ni Veracruz Puerto ni Boca del Río. El futuro político de los hijos Yunes está en juego, y hoy ese futuro no parece estar en riesgo.


En Boca del Río los dados están echados y Miguel Ángel Yunes Márquez no tendrá problema en que gane su candidato Humberto Morelli. Por tanto, a donde se dirigen los reflectores es a Veracruz Puerto, pues en sus ardientes calles camina y busca el voto Fernando Yunes.


La contienda política en el Puerto es intensa. Fernando Yunes y Fidel Kuri hacen campaña tocando puertas día y noche, mientras que Ricardo Exsome trabaja de día y echa la fiaca a partir de la tarde-noche.


Los porteños entienden que el principal activo de Fernando es ser hijo del Gobernador, y aunque suene a verdad de perogrullo también les atrae que sea hermano del alcalde de Boca. Y es que los jarochos están cansados, hartos de ver cómo Boca del Río prospera y Veracruz permanece en el atraso.


Ese desánimo es normal, son ciudades hermanas, vecinas, y a nadie le gusta ver que el vecino estrena auto, vive en una casa hermosa y tiene una pareja atractiva, mientras que uno vive en un maloliente cuchitril, maneja una carcacha y la pareja está para llorar. Los jarochos ven la opulencia y el desarrollo boqueño, y piensan que si el hermano pudo, en una de esas con Fernando podrán por fin ver un cambio.


En el Puerto el discurso antiduartista cuenta, pero la ciudadanía ya se cansó de eso también. Y aunque Fernando habla, escucha más de lo que dice, y eso necesitan hoy los veracruzanos lastimados, necesitan a alguien que esté dispuesto a tener paciencia mientras ellos hacen catarsis. Por eso conecta y por eso la población lo está acogiendo, porque más allá de que su equipo de campaña está plagado de ricos y fresas que sudan a rabiar bajo el Sol del Golfo y se bajan la temperatura con Red Bull, el candidato, Fernando Yunes, escucha.


Algunas de sus propuestas rayan en lo absurdo, ¿Pero acaso habrá un candidato en Veracruz que no esté proponiendo una o dos locuras? 


El imprudente corazón rojo de los veracruzanos se estruja y se divide. La pasión por el futbol y Los Tiburones Rojos está más arraigada allí que en ninguna otra parte del Estado, y Fidel Kuri tendría oportunidad si tan solo hiciera una campaña distinta, pero su campaña es a lo PRI, así las ha hecho siempre y está volviendo a hacer. Recuerden que chango viejo no aprende maroma nueva.


Y como siempre, en eso no se ve el cambio, hay dinero, mucho dinero más del que el OPLE permite, pero la mayor parte de éste aún no se tira, los candidatos lo aguantan y reservan para el día importante: para la movilización y las compras de conciencia de pánico. 


Fernando y Fidel lo invierten todo en logística, en imagen, en comunity managers, trolls y bots, es espectaculares y comerciales de radio. Fidel contrata, pero Fernando no paga sueldos a la gente humilde que lo acompaña. Aunque no crea que es por amor al arte, el problema es que son miles que no tienen trabajo, y si hoy no tienen quehacer, ¿qué más da perder el tiempo haciendo bulla, escándalo y echando relajo detrás del candidato?


El futuro de los Yunes está apostado en dos ciudades, una joven y próspera, y otra artrítica y oxidada. Para que el Puerto recupere brillo harían falta muchos trienios de buenos gobiernos, pero si los jarochos tienen al alcance de la vista el futuro que anhelan y pueden aspirar a un poquito del progreso del vecino, no lo dude, votarán por Fernando. 


@atticuss1910 

 
Comentarios
 
En Política al Día nos interesa tu comentario, es por eso que creamos este espacio para tí. Aquellos mensajes que contengan un contenido vulgar, difamatorio u ofensivo, serán eliminados por el administrador del sitio. Leer normas y políticas
 
Más de Principales