Principales

De la columna "Punto de vista"
LA VIOLENCIA Y LAS REDES
Por: Filiberto Vargas Rodríguez

La fotografía no va acompañada de explicaciones. Sólo tiene un título: “Golpes y maltratos” / Imagen tomada de Facebook
2017-06-18  
21:56

La revista Expansión publicó en abril del presente año un “decálogo” de lo que deben tomar en cuenta los seguidores de noticias en Facebook, para corroborar si lo que están leyendo puede ser tomado en serio. 


La regla número 5 sugiere: “Presta atención a las fotos: Las noticias falsas suelen contener imágenes o videos manipulados. En ocasiones, es posible que la foto sea auténtica, pero que la hayan sacado de contexto”.


La recomendación número 6 plantea: “Comprueba las fechas: El orden cronológico de las noticias falsas puede resultar ilógico, o incluso pueden estar alteradas las fechas de los eventos”.


Las sugerencias suenan a obviedades, pero basta con leer las reacciones que provocan comentarios o noticias notoriamente falsos, para confirmar que los usuarios de redes sociales no suelen cuestionar lo que en ellas se escribe.


Los que nos dedicamos a buscar información para hacer análisis, estamos obligados a verificar cada dato, buscar las más diversas fuentes que ratifiquen o desmientan cada información que llame nuestra atención.


La mañana del sábado en Veracruz nos encontramos con un par de fotografías publicadas en Facebook, en el alojamiento de Guille Alvarado González, identificada como la esposa del secretario de Gobierno, Rogelio Franco Castán. En las fotografías la titular de ese sitio aparece con un moretón que le oscurece el contorno de uno de sus ojos y un fuerte derrame en el mismo globo ocular.


La fotografía no va acompañada de explicaciones. Sólo tiene un título: “Golpes y maltratos”.


Eso fue suficiente para que se lanzara una fuerte ofensiva en contra del marido, funcionario estatal  quien -supuso la gente- habría sido el autor de esa agresión.


Pasó gran parte del sábado y nadie salía a dar una versión oficial de los hechos. Ya entrada la noche, mediante una grabación “en vivo”, la propia esposa de Franco Castán salió a aclarar que su cuenta de Facebook había sido hackeada. En el video del desmentido no se percibe huella de alguna lesión como la que se mostraba en las fotografías.


Varios son los aspectos que quedaron en claro al final: 


1.- La que aparece en las fotografías con el golpe en el ojo sí es la esposa de Rogelio Franco.


2.- Asumiendo que el mensaje fue transmitido en vivo, es evidente que las lesiones no fueron infringidas en fecha reciente.


3.- Nunca, nadie, ha dicho que las lesiones fueron producto de un ataque, aunque también hay que señalar que las marcas son muy parecidas a las que surgen cuando alguien recibe un puñetazo.


4.- La propietaria de esa cuenta afirma que ésta fue hackeada, historia que ya había utilizado el año pasado. La única forma de confirmar ese dato es a través de Facebook, pero sus administradores sólo entregarían esa información a una autoridad judicial.


Así pues, el servidor público deberá salir y destapar parte de su vida privada. Difícilmente admitirá que ha sido partícipe de violencia intrafamiliar. Sabe que le costaría el cargo.


También puede optar por mantener la boca cerrada, atribuir todo al golpeteo mediático que debe soportar en virtud de su encargo… y esperar que la desmemoria haga el resto.


filivargas@gmail.com

 
Comentarios
 
En Política al Día nos interesa tu comentario, es por eso que creamos este espacio para tí. Aquellos mensajes que contengan un contenido vulgar, difamatorio u ofensivo, serán eliminados por el administrador del sitio. Leer normas y políticas
 
Más de Principales